martes, 11 de mayo de 2021

Martín Quetzal, recibe el premio Hugo Salcedo

 



Los conjurados


 

Ricardo Sigala

 

 

Hace poco más de quince días, el 22 de abril, se dio a conocer el resultado del Tercer Premio Nacional de Dramaturgia Universitaria “Hugo Salcedo” que convoca el Centro Universitario del Sur. Como es habitual y necesario en nuestros días, el acto se presentó de manera virtual por las redes sociales de la institución, en él participaron Jorge Galindo, rector del centro, Elvia Guadalupe Espinoza Ríos, jefa del Departamento de Artes y Humanidades, Rosy Arellano, organizadora del concurso, y Fausto Ramírez, presidente del Jurado, quien reveló que de entre los 24 trabajos participantes, llegados de distintos estados de la República, el ganador resultó ser Martín Quetzal Camacho por su obra “Volar debajo del agua”. El jurado en esta ocasión estuvo constituido, además, de Fausto Ramírez, por Bárbara Colio y Alberto Pacheco.



            Martín Quetzal, como firma en su condición de artista, es originario de la Ciudad de México y estudia Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México. Hace tiempo, insatisfecho con su vida decidió, como él dice, tomarse un “año sabático”, abandonó la escuela y se dedicó a hacer lo que le gusta, escribir dramaturgia y dirigir teatro. El experimento le resultó tan benéfico que extendió su licencia un año más, y en ese periodo creó varias obras y montó otras tantas, a su corta edad puede darse el lujo de contar con obras que han tenido cierto éxito pues se han presentado repetidamente y han logrado largas temporadas, es el caso de su obra “Demonios blancos. ¿Qué es la vida sin una fantasía?”, inspirada en canciones de Fito Páez, una comedia juvenil que trata sobre el problema de suicidio.


Martín Quetzal hoy en día vive del teatro, pero ante la pandemia de Covid 19 los foros y teatros se cerraron por lo que volvió a la universidad, y esa feliz coincidencia le permitió poder participar en el Premio “Hugo Salcedo”. La obra con la que ha ganado dicho premio, “Volar bajo del agua”, trata un tema complicado, que incluso resulta tabú, y a lo largo de la historia ha sido tema de discusión, se trata del de la muerte voluntaria, la eutanasia en la búsqueda de un bien morir, cuando las condiciones llevan a la persona a sobrevivir en los límites de la dignidad humana. Quetzal asegura que la obra fue un reto y que lo conflictuó al grado de que guardó el manuscrito durante un tiempo sin mucha esperanza. Hoy “Volar bajo del agua” ha ganado un premio nacional que lleva el nombre del prestigiado dramaturgo Hugo Salcedo, dotado con 50 mil pesos y que al parecer será montado por la compañía de teatro del Centro Universitario del Sur.





El Premio Nacional de Dramaturgia Universitaria Hugo Salcedo fue creado en el Centro Universitario del Sur en 2016 con el fin de promover y estimular la escritura teatral en nuestro país. Está dirigido a estudiantes nacionales o extranjeros menores de treinta años y pueden participar con una obra de teatro de mínimo 20 cuartillas y de tema libre. El premio también tiene el propósito de rendir homenaje a Hugo Salcedo quien es sin duda el más importante dramaturgo que ha dado Ciudad Guzmán. Los ganadores de las ediciones anteriores son Jalil Uc Tun, estudiante de la Universidad Autónoma de Yucatán por su obra “Historia de los peces nocturnos a los que les salieron piernas y habitaron entre nosotros”, en 2016, y Emmanuel Godínez Romo, estudiante de la Licenciatura en Letras Hispánicas del Centro Universitario del Sur, por su obra “Padre Job”, en su segunda edición.


La premiación de esta tercera edición del Premio de Dramaturgia Universitaria Hugo Salcedo se realizó el viernes 7 de mayo a las ocho de la noche en la Casa del Arte “Dr. Vicente Preciado Zacarías”, y se contó con la presencia tanto del ganador Martín Quetzal como del maestro Hugo Salcedo.




 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario