martes, 5 de enero de 2021

Fatiga por COVID-19. Responsabilidad individual y colectiva

 


 

Sandra Gómez

 

  Estimado lector, cuando salimos de nuestra zona de confort nos sentimos vulnerables, en el año 2020 estaban planeadas las Olimpiadas, solo de imaginar todo el trabajo de esos deportistas de alto rendimiento, creo que mis planes son menores, desde luego lo que he hecho es importante, pero tengo la oportunidad de trabajar desde casa, y mi condición física no tiene relación directa con mi quehacer. Los cientos de atletas deben sentir frustración ocasionada por la presencia del COVID-19, la contingencia sanitaria ha impedido que ellos alcancen sus METAS y posterguen sus planes. Las practica deportivas han tenido que ser postergadas ya que se ha corroborado que en los vestidores y duchas de las unidades deportivas algunos se han contagiado, además del peligro que representan los traslados de los deportistas en los autobuses.



Cuando volteo y veo sus trayectorias en diferentes disciplinas deportivas me maravillo y considero que ellos deben seguir protocolos estrictos para conservar su salud física y emocional. Si traslado la fatiga a la parte académica, pienso que todo tiene remedio excepto la muerte. Es común que la gente se vea a sí mismo como quien más sufre, pero es suficiente con levantar la mirada y ver que muchas personas de nuestra misma edad y/o condición están en desventaja, pocos son quienes estarán mejor que nosotros quienes tenemos salud, techo y comida debemos decir gracias cada amanecer.


Hace unos días se empezó a poner la vacuna, yo todavía NO CALIFICO, y como muchos de ustedes no sé hasta cuando la tengan disponible para mi grupo de edad. Además, he de decir que tengo reacciones alérgicas y que esta condición me coloca en un sub-grupo para ser de los últimos.  El hecho de que se tenga la vacuna no quiere decir que en automático ya estamos fuera de riesgo; a decir de los expertos, no debemos bajar la guardia, debemos ahora más que nunca cuidarnos de no enfermar, ya los hospitales están saturados y el personal cansado además de la falta de medicamentos para el control de los síntomas que ocasiona la enfermedad.


¿Está usted cansado de no poder convivir con sus amistades?, ¿Se siente frustrado de no haber alcanzado sus metas?, la lista puede seguir y sus respuestas afirmativas indican que esta fatigado por ese aislamiento social, la falta de libertad de tránsito y posiblemente por no disponer del recurso económico acostumbrado.





Le invito a reflexionar y capitalizar el valor de su vida, de la disposición de su tiempo, de su salud en general. Ha decir de muchos quienes han tenido familiares en el Hospital, no hay dinero que alcance para cubrir los gastos y de cualquier forma en muchas ocasiones no les pueden salvar.


Me pregunto ¿Qué tanto valoras tu bienestar?, la salud física no tiene precio y cuidarnos debe ser visto como una INVERSIÓN, cuyo rendimiento económico es muy alto; todo lo que ahorremos en medicinas, hospitales y horas de trabajo tienen un COSTO BENEFICIO. En este momento de fatiga es probable que no lo veamos, pero cuando la tormenta pase, podrá darle valor a ese dinero que ahorro al no tener la necesidad de usarlo, y en algunos casos todos los intereses generados por la deuda de tarjetas de crédito que utilizo para cubrir sus medicinas.


Reflexione y convénzase a sí mismo que es mejor seguir las indicaciones del distanciamiento social, usar el cubre-bocas (bien puesto) y estar mínimamente expuesto, que su responsabilidad individual de cuidarse, sea ejemplo para quienes le rodean.





Al día de hoy no se conocen los efectos a largo plazo que tendrán los infectados, pero simplemente al ser un síndrome multisistémico inflamatorio nos indica que algunos de nuestros órganos presentarán algún daño, que al momento no sabemos si será reversible y se sabe que el corazón y el cerebro presentan secuelas del paso de la enfermedad de corona virus en el sistema. Por eso insisto que cuidarnos es una inversión de costo-beneficio, económicamente evitaremos gastos y en consecuencia el beneficio de nuestra salud será capitalizado en nuestro bienestar presente y futuro. Nos falta mucho para controlarla; por lo menos hasta diciembre 2021 se deben seguir con las indicaciones y debemos recordar que es una enfermedad a nivel mundial. Asimismo, debemos tener presente que no hay suficiente producción de vacunas, esto tomara por lo menos 24 meses más.

Les invito a hacer cada quien nuestra parte de cuidados y seguir los protocolos para evitar la propagación innecesaria de la enfermedad. Todos necesitamos de la salud para ser productivos, salir de esta contingencia se encuentra en las acciones que cada uno de nosotros realicemos y en sensibilizar a quien tenemos a nuestro lado. Disfruta tus fiestas, ofrece a los tuyos nuevas tradiciones familiares. Sé feliz, abraza la vida, recuerda vivir en PRESENTE…Hasta la siguiente Historia de Vida. Dra. Sandra Gómez Patiño.


Referencia: Un millón de contagios en 5 días en EEUU, OTRA cifra recort CNN. Entrevista a el doctor Carlos del Río Profesor de la Universidad de Emory. Publicado el 7 de diciembre del 2020. En You Tube.

 







No hay comentarios.:

Publicar un comentario