domingo, 10 de enero de 2021

Denuncian que gasolineras no dan litros completos


 


 Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán

 

 

 

Cuánta falta hace en Ciudad Guzmán y para la región sur de Jalisco, la presencia de autoridades que vigilen y, en su caso sancionen, a los negocios y empresas que otorgan servicios públicos y que abusan  de esa libertad o desinterés de la PROFECO, lo que aprovechan para vender sus productos al precio que se les antoja y, en el caso de algunas gasolineras, de vender arriba del precio oficial y dando litros de menor cantidad, abuso cotidiano en perjuicio del consumidor que nadie  frena, y que se produce también por la ausencia de una verdadera competencia, es decir; que haya más de dónde escoger y en su caso consumir por los demandantes de un servicio o prestación.



            El robo que se hace en la medición de combustibles es muy notorio. Si un ciudadano ocurre a algunas de las concesionarias que los tienen a la venta para comprar litros que reciben en recipientes de plástico y cuya capacidad es para determinado número de litros, se comprueba que siempre le dan de menos, aunque paga por una cantidad que no recibe. Vehículos cuyo propietario tiene conocimiento disponen de un tanque que se llena al tope con 50 o 60 litros, resulta que aun trayendo una o más líneas en su depósito, le cobran, al llenarlo, 53 o 65 litros. Al respecto hay quienes aconsejan no llenar los tanques al tope, sino comprar por decenas, es decir de diez, veinte o más litros, en esa proporción, que así la merma o afectación es menor. Pero si las bombas o el equipo que surte están manipulado, la sugerencia no funciona.


            El abuso por incremento de precios de manera constante, sobre todo desde que se decretó la pandemia por el COVID 19, es en la totalidad de los productos de alto consumo, incluidas frutas y verduras. Es cosa común en algunos puestos del tianguis municipal que se pongan a la venta del público productos muy distintos, en cuanto a la calidad, que años atrás se ofertaban, faltan mucho los frutos de temporada y cuando se tienen está a un costo no muy accesible para todos, en este aspecto este gran mercado al que acuden miles de personas no solamente del municipio de Zapotlán, sino de toda la Región sur y hasta del vecino estado de Colima, ha perdido, en mucho, su condición de centro de abasto a precios razonables y de buena calidad.





            Es por ello que se afirma que además de vigilancia y en su caso sanción para quienes abusan subiendo precios o dando litros o kilos de menos, tarea que compete a la PROFECO, también se requiere de una real y efectiva competencia, que haya más negocios y empresas que se establezcan en Ciudad Guzmán o en la región para que los ciudadanos tengan la oportunidad de elegir y consumir lo que mejor les convenga, así no estar sujetos a caprichos o acciones que en mucho lesiona su economía al recibir productos caros, de deficiente o mala calidad.


            Otro problema, añejo en la ciudad y en los comercios, es la actitud que asumen algunos de los empleados. Mientras que el propietario del negocio presenta al cliente o al consumidor una buena cara y un buen trato, quienes hacen la labor, como empleados, para atender a quienes mantienen vivo un negocio o empresa y con ello hasta su empleo, asumen una actitud arrogante, de indiferencia, sienten que hacen el favor al cliente, ejemplos hay muchos y se tienen casi todos los días en grandes y medianas empresas locales, lo que debiera llamar la atención a sus dueños, la propia CANACO, que tal vez los afilia, pugnar por una capacitación a los empleados para el trabajo que se les otorga y en beneficio de los clientes. La ciudad requiere crecer no sólo en población y territorialmente, sino en los servicios que presta y en el trato que se da al que consume.

           

           


No hay comentarios.:

Publicar un comentario