jueves, 7 de enero de 2021

Caja Oscura (Black Box)

 


Cine sin Memoria

 

José Luis Vivar

 

 

En todas las personas, los recuerdos a corto y largo plazo quedan almacenados en el hipocampo y en el área prefrontal del cerebro. Cuando una persona sufre un traumatismo cráneo encefálico en muchas ocasiones estas zonas son afectadas, y la pérdida de la memoria es inevitable. La amnesia se convierte en calvario para quien sufre este trastorno.



Algo así es lo que le sucede a Nolan Wright (Mamoudou Athie), un fotógrafo que a raíz de un accidente automovilístico perdió a su esposa, y al mismo tiempo parte de sus recuerdos. Por tal razón sufre crisis de ausencia, lo cual afecta sus relaciones con la realidad, especialmente con su hija Ave (Amanda Christine), a quien olvida recoger en la escuela.


Entre la confusión por no recordar cómo era su vida antes, Nolan experimenta situaciones que lo desconciertan, como lugares y gustos culinarios que no entiende las razones. Asistido por su amigo Gary (Tosin Morohunfola), acepta ponerse en manos de una neuróloga, la Dra. Lilian Brooks (Phylicia Rashad) quien está realizando un tratamiento experimental para que los pacientes puedan recuperar la memoria. Los riesgos son altos, porque el laberinto de la memoria es infinito, y un pequeño error significa perderse más.


Caja Oscura (Black Box, Emmanuel Ossei-Kuffour, 2020), es una película que mezcla el Terror con la Ciencia Ficción y el suspense de forma bien equilibrada. Al adentrarnos en la mente de Nolan descubrimos que todas las personas que aparecen, por ejemplo, en el día de su boda, no se les ve el rostro, incluida su esposa. Pero esto no suficiente, porque en esas regresiones aparece un extraño ser que se desplaza como una araña que lo persigue.


Pese a las recomendaciones de la Dra. Brooks, las confusiones de Nolan aumentan porque los espacios que visita no le son afines. Es como si estuviera habitando los recuerdos de otra persona. Y es en este punto, donde Caja Oscura da un giro inesperado, porque nada es lo que parece ser, y la vida del fotógrafo cambiará rotundamente.

Lo más acertado de esta película es la forma como está estructurada: parte de algo que parece simple, y después se vuelve complejo. Una vez más queda demostrado que con una buena historia no se necesitan millones de dólares de presupuesto, ni saturarla de efectos especiales para que sea una cinta atractiva. En este caso, el laboratorio de la Dra. Brooks consta de un simple sillón dental, un rectángulo metálico donde se encuentran los controles; el brazo de rayos X dental finaliza en unas gafas para realidad virtual; así como un gorro formado de pequeños sensores. ¿Simple verdad? Y con eso se sostiene la veracidad de la trama.


Ossei-Kuffour sabe manejar muy bien los tiempos entre una y otra secuencia. Nada es arbitrario ni está metido con calzador. Las actuaciones son acertadas y sobresale la pequeña Amanda Christine, pieza clave en el desarrollo y el clímax de la película. No en vano Caja Oscura es una apuesta por revitalizar el género del Terror, por salirse de la línea que como espectadores se nos tiene acostumbrados. ¡Quiérase o no, de alguna forma nos remite a la extraordinaria Get Out! (¡Huye!, Jordan Peele, 2017), por el paralelismo que existe entre ambas, si tomamos en cuenta las palabras de Albert Camus: Los pensamientos nunca son honestos; las emociones sí.

           

*Caja Oscura forma parte de la colección especial de la productora Blumhouse y puede verse en Amazon Prime Video.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario