martes, 15 de noviembre de 2022

Jalisco ante el último tercio alfarista


 

Pedro Vargas Avalos

 

 

El pasado domingo 6 de noviembre, se presentó el ejecutivo de Jalisco ante los diputados del Congreso local, con motivo de su cuarto informe de gobierno, afirmando que el estado tiene rumbo, y que no va a aflojar el ritmo de actividades.



Según la prensa tapatía del lunes 7 del mes antedicho, en el recuento de lo realizado, destaca que el 60 por ciento se dedicó a gasto social (Milenio), a la vez que, de los pendientes, es “Seguridad, el principal Reto” no obstante que bajó el índice delictivo (El Occidental). En igual fecha, Cuadratín Jalisco, publica que Enrique Alfaro aseguró: “Jalisco tiene rumbo, esperanza y futuro”. Sin embargo, El Diario NTR, anota en primera plana: “La UdeG y Alfaro chocan en informe”. Sobre ese encuentro, Mural adiciona a los partidos y agrega: “interpela oposición al gobernador durante mensaje por cuarto informe”, y el centenario diario El Informador, menciona: UdeG critica informe por “burla” y “cifras a modo”. Por todo ello, en Conciencia Pública, se difundió que el informe fue: “Entre Porras, Interrupciones y Sueños…” (Rafael Emilio Pacheco).


Entre las voces fuertes que se escucharon, desde luego que sobresalieron las de diputados distintos al gobernante Movimiento Ciudadano (MC). Mara Robles, de Hagamos, expresó: Un buen gobierno es el que resuelve los problemas de los jaliscienses, no el que hace muchas obras, ni el que gasta más. Luego enumeró las “situaciones que han ocurrido en el actual gobierno y antes no pasaban, como asesinar a un exgobernador, refiriéndose a Aristóteles Sandoval, a quien asesinaron hace casi dos años en Puerto Vallarta, vivir balaceras en zonas comerciales y restaurantes, así como encabezar los primeros lugares del país en con más de 13 mil ciudadanos reportados como desaparecidos y 315 mujeres asesinadas sólo este año”. Además, “Cuestionó el uso faccioso de los recursos del gobierno para castigar a la Universidad porque ejerce la crítica y sus investigadores cuestionan, como es su obligación, los resultados y el ejercicio de gobierno” (El Occidental).


La diputada Susana de la Rosa (Futuro) “lamentó que a más de un año de que la Fiscalía de Jalisco reconociera estar infiltrada por el crimen organizado no haya información sobre la presunta limpia que se haría en la misma, “ni avances ni justicia”, al igual que criticó que Alfaro en su discurso, patentice que está en favor del medio ambiente, cuando la verificación vehicular no ha dado los resultados esperados, pero ya están a punto de aplicarse las multas; por el contrario su administración decidió vender las Villas Panamericanas”. Y remató con la siguiente frase: “Apostar al olvido, a la distracción, no nos va a sacar de donde estamos. Ojalá que esta actitud cambie”. (El Informador).





Completando las quejas o impugnaciones, hablaron por el PRI, Verónica Pérez, y por Morena, Tomás Vázquez Vigil. La primera, indicó que la oposición desde el Partido Revolucionario Institucional, no consentirá que “continúen las insolencias del gobernador”, cuyo trabajo debe ser “escuchar las voces de quienes no han sido escuchados”. Y en cuanto al maestro morenista, lamentó que Jalisco sea líder en desapariciones, y que ante esta situación el mandatario los reduzca a números, enfatizando que las víctimas “no son estadísticas ni tendencias ni bases de datos, son personas dignas que merecen la consideración y respeto”. (El Informador).


Ahora bien, el jerarca estatal tuvo sus defensores. Estos iniciaron con Erika Ramírez del instituto de las cuatro letras PVEM es decir Partido Verde Ecologista de México, que muchos sugieren como de las mentiras, por no ser real partido, ni verde, ni ecologista. Los avances que contempló son “la inversión hecha para prevención de incendios forestales, incluyendo los trabajos de reforestación, así como la intervención en distintos bosques urbanos”. También aludió avances en materia de salud y movilidad. Por su parte, el panista Abel Hernández, en su afán de sumarse en pro de Alfaro, asintió que “el gobernador de Jalisco ha establecido el diálogo en favor de la ciudadanía”, ante lo que muchos asistentes arquearon las cejas. Finalmente, Estefanía Padilla de MC, no paró en reconocimientos, al ejecutivo, por parte de la bancada naranja, y agradeció el trabajo hecho por el gobernante durante estos cuatro años, con lo que se ha permitido “piso parejo para todas y todos en el Jalisco que se está construyendo”.


El acto del cuarto informe de Enrique Alfaro, en el bello Palacio Legislativo, registró lleno en el recinto, pero vacío en el patio central. Durante las aproximadas dos horas y media que duró, se observaron particularidades, sobresaliendo el encono entre ejecutivo y el líder moral de la universidad oficial (es decir, Alfaro contra Raúl Padilla). A varios políticos les mencionó que el exrector era su jefe, y al mencionársele los recursos para el Museo de las Ciencias Ambientales, les ripostó que no los habrá ni este ni el próximo año.

Cuando se decían críticas al dirigente estatal, sus parciales las trataron de opacar gritando voz en cuello: ¡gobernador! ¡gobernador! Y al final, como rubricando su acatamiento, y motivándolo para luchar por “la grande” (la presidencia de la república) clamaban: ¡presidente! ¡presidente!





Como escribió el mismo día que hemos señalado, un comentarista guadalajarense: “en los informes, se confunden las cifras con los logros, los deseos con la realidad, el esfuerzo con el resultado. Hacer informes no para rendir cuentas a los ciudadanos a través de la representación popular, la cámara de diputados, sino para afirmar lo buena que ha sido la administración en manos del gobernador en turno es uno de los peores vicios de nuestra forma de ver y entender la política”. (Diego Petersen Farah).


            En el texto-mensaje del primer magistrado jalisciense, éste asevera que tras la pandemia y sus efectos, “ha sido necesario replantear proyectos, prioridades y políticas, sin perder de vista que lo fundamental sigue siendo la salud de la población y que es más imprescindible que nunca fortalecer la alianza entre el gobierno y la sociedad para construir a largo plazo”. Al respecto remarcó el Fideicomiso para la infraestructura educativa, rubro que demuestra que el empresariado local es participativo en el desarrollo social. Al Macro Periférico lo presume como lo más grande sistema de movilidad en la historia del Estado; de igual manera, presume los adelantos en el renglón hospitalario, conectividad digital, aérea, carretera y la planeación estratégica. En clara actitud de político popular, concluye su mensaje: El logro es de todas y todos.


Así pues, ahora viene el último tercio del período alfarista, que confiamos sea venturoso para la Entidad. En cuanto al mandatario, nadie puede asegurar si terminará su sexenio o buscará estar en la boleta presidencial de 2024. Pero de lo que si podemos estar ciertos, es que Alfaro Ramírez, por donde se le vea proseguirá siendo el personaje de la polémica, el desafío y la crítica.

 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario