miércoles, 6 de enero de 2021

Limitarán fiestas religiosas


 

  

Milton Iván Peralta
El Volcán/Gómez Farías

 

 

Por la pandemia de Covid-19, las fiestas en honor a San Sebastián Mártir, San Sebastián Peregrino y la Virgen de la Candelaria, fueron formalmente suspendidas por autoridades municipales de Gómez Farías y eclesiásticas, en lugar de las actividades conocidas tradicionalmente conmemorarán las fechas especiales con eucaristía de intenciones, así lo mencionó el párroco César Alvarado Manzo.



“En lo que tradicionalmente conocemos como el apartado de peregrinaciones donde se indica a quien se invita a participar, en este año y esta vez son intenciones; es decir lo que le pedimos a Dios en la eucaristía para el bien de las personas, las familias, los sectores o agrupaciones. De ahí entonces se está en una libertad responsable de quien pueda asistir a las eucaristías”.


Explicó el presbítero que no habrá recorridos de alegorías, peregrinaciones o ninguna convivencia pública, por lo que tampoco realizarán las tradicionales visitas de San Sebastián Peregrino del 19 y 20 de enero, solo habrá las misas simbólicas que serán de afluencia controlada y bajo criterios de sanidad, así lo estipuló el Ayuntamiento en la licencia otorgada para realizar dichas actividades.


Agregó el párroco César Alvarado que las eucaristías se estarán transmitiendo a través de redes sociales e invitó a las familias a hacer altares en sus hogares en honor a San Sebastián y de esta manera participar desde casa y no dejar de transmitir a las nuevas generaciones las tradiciones.

Así mismo invitó a quienes desean donar ofrendas, a hacerlo directamente en la notaría parroquial o el curato.


Por su parte la presidenta municipal, Ariana Barajas Gálvez, señaló que los lineamientos para quienes deseen presenciar las misas son acudir con responsabilidad, tomar sana distancia, evitar aglomeraciones, usar gel antibacterial, evitar saludos de beso o abrazos y enfatizó en evitar tocar o besar las sagradas imágenes.



NO HABRÁ FERIA DEL MAÍZ 2021

 

En cuanto a la tradicional Feria del Maíz; elección de la reina, semana cultural, etc., la alcaldesa puntualizó que todas las actividades fueron canceladas con el fin de evitar las aglomeraciones y con ello frenar cadena de contagios de Covid-19 en el municipio.


Detalló que solo habrá un concierto de orquesta, pero aún está por confirmarse, de realizarse sería en un espacio cerrado y sería virtual.


Finalmente, pidió a la población ser comprensiva con la situación e hizo un llamado a la ciudadanía a ser responsables al cuidarse y cuidar a los demás.

 

 

QUÉ SON LOS TOLOLOS Y LAS COLORADAS

 




El 15 de enero de 1791 la capilla de San Sebastián fue elevada a la categoría de Ayuda de Parroquia o Vicaría y seguramente ya se festejaba a su patrono San Sebastián mártir, sin embargo hay testimonios documentales de que ya se celebraban fiestas patronales en 1821, con ciertos desordenes y concurrencia de que sus fiestas eran motivo, como quedó escrito en acta del Ayuntamiento de Zapotlán del 19 de enero de 1821 que dice: “… es de absoluta necesidad pedir auxilio de Tropa al Comandante de Línea para evitar los desórdenes que en el pueblo de San Sebastián pueden ocurrir en citados días, con motivo de la función que en el celebran su Santo titular, en la cual concurren muchas gentes de que ya tiene experiencia …” Independientemente y además de la imagen de San Sebastián que se venera en el templo como patrono de la población, existe otra que en el año de 1861 regaló el Padre Rafael Silva a su pueblo para su veneración particular, entregándosela al Sr. Anastasio Guzmán, en calidad de “padrino del santo”, con el compromiso de que la facilitara a quienes se lo pidieran con buenos fines.


Al principio todo transcurrió normalmente, pero un día se le subió lo Guzmán y dijo que “no había santo prestado”; y lo arrinconó en su casa. La hoy leyenda cuenta que cierto día se le apareció un jinete montado en un caballo blanco y vestido como San Sebastián diciéndole: que él no era ningún presidiario para estar encarcelado; y uniendo la acción a la palabra le dio unos pechazos con el caballo; esto enfermó a Don Anastasio, pero, sanando fue tal su disposición que él mismo reinició ese año la festividad. Esta imagen se ha hecho tan familiar en la vida religiosa y tradicional de este pueblo, lo cual se aprecia al escuchar la forma en que sus habitantes se refieren a él respetuosa y cariñosamente como “el peregrino”, “el encueradito”, “el güero” o “el güerito”.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario